Santiago del Estero, Martes 28
Mayo de 2024
X
Regionales

Dengue: Córdoba reorganiza la atención para descomprimir la alta demanda en los hospitales

El gobierno cordobés implementa un protocolo en unidades febriles y en centros médicos. En el distrito ya suman más de 14.000 los casos.

22/03/2024

“Son muchos casos; hoy está estresado el sistema. Pero no podemos hablar de emergencia sanitaria. Estamos en un brote fase mitigación. Entendemos el estrés de los colegas y tenemos que tomar las medidas que hacen falta”. Así, funcionarios de Córdoba describieron la situación con la epidemia de dengue en esa jurisdicción e informaron sobre las medidas para reorganizar la atención de acuerdo con la gravedad y riesgo tras las quejas por las largas filas y horas de espera en centros de salud.

Ricardo Pieckenstainer, ministro de Salud provincial, se refirió en conferencia de prensa a medidas con el municipio de Córdoba para adaptar la respuesta sanitaria por la alta demanda en los centros de salud. Medios locales habían dado cuenta en los últimos días de una espera de cuatro horas o más en las guardias. Buscan, según informaron, “reducir los riesgos asociados a formas graves de la enfermedad y la mortalidad”. Lo harán en línea con el protocolo que delineó el Ministerio de Salud de la Nación, según se indicó.

Así, reservarán los hospitales para personas con signos de alarma que indiquen riesgo de gravedad y se priorizará a embarazadas y personas con otras enfermedades. La atención se canalizará a través de los consultorios de febriles; el triage priorizará las consultas de acuerdo con tres escenarios: casos con dengue grave (requieren tratamiento de emergencia inmediato), casos con signos de alarma (tendrán prioridad en la fila de espera para ser evaluados y tratados sin demora) y casos con síntomas leves sin signos de alarma (serán atendidos según sea la demanda).

El uso de las pruebas de laboratorio para determinar la infección se limitó a las internaciones y a la población con factores de riesgo, como otras enfermedades o embarazo, según se detalló. En los demás casos, el diagnóstico pasó a ser clínico (a partir de los síntomas), dada ya la magnitud de los contagios.

En la ciudad capital, 30 unidades del primer nivel de atención en los barrios ampliarán su horario: 28 centros barriales y dos Direcciones de Especialidades Médicas (DEM) Centro y Oeste, de acuerdo con la distribución geográfica del brote. Atenderán hasta las 19 para descomprimir la demanda en los hospitales.

Pieckenstainer mencionó que el gobierno provincial dispuso un refuerzo de $280 millones para la contratación de personal en las guardias y los consultorios de febriles. Apuntan así a “disminuir el tiempo de espera, generar más accesibilidad y llegar a un diagnóstico más rápido”.

Situación epidemiológica
Junto a Ariel Aleksandroff, secretario de Salud de la ciudad capital, en una sala del Centro Cívico, repasaron que en la provincia son 14.052 los casos de dengue confirmados, con un 5% de internación.

“El 95-97% de los casos son leves. Se presentan formas graves en las personas con comorbilidades, embarazadas, niños menores de dos años y mayores a 65. A ellos tenemos que dedicarle nuestro mayor esfuerzo. Cuando mezclamos pacientes nos ocurre lo que está pasando en las guardias”, dijo Pickenstainer.

Se anticipó, a la vez, que implementarán un plan de contingencia durante Semana Santa dado el movimiento turístico por el feriado XXL.

“Se aconseja a la población que concurra a los centros de atención primaria de la salud ante síntomas leves de dengue como fiebre, dolor de cabeza y detrás de los ojos, dolor muscular o en las articulaciones (en especial muñecas y tobillos), erupciones o manchas en la piel o malestar general –señalaron desde Salud provincial–. En estos casos, se realizará un examen clínico según protocolo, y se les informará sobre las recomendaciones de hidratación, tratamiento ambulatorio y los signos de alarma que requieren atención inmediata.”

En el caso de las embarazadas, los pacientes con comorbilidades o síntomas de alarma (dolor abdominal intenso, vómitos persistentes, sangrado de encías, nariz o genitales, entre otros) “tendrán prioridad preferencial de atención en el segundo y tercer nivel de atención, es decir, en hospitales municipales o provinciales de la ciudad”.

Problema económico
Carlos Ferreyra, médico epidemiólogo y coautor del Plan Director de Prevención del Dengue de Córdoba (Ley N°9666) en el Ministerio de Salud provincial tras la epidemia nacional de 2009, opinó que “los amontonamientos masivos en los hospitales de la provincia [que en los últimos días reflejaron los medios locales] hablan de una mala gestión del estado ante la epidemia”.

Y agregó: “Las epidemias de dengue no son solo médicas o sanitarias. Son, también, económicas: reducen la productividad y paralizan comunidades cuando no hay planes de contención del vector y del fortalecimiento del conocimiento y cultura de los ciudadanos. La responsabilidad es intersectorial. Pensar que es solo un tema de hospitales o médicos es un grave error de salud pública que Córdoba, que desde 2009 tiene la Ley N° 9666, que es modelo en el país, no puede cometer”.

Consideró, a la vez, que con hacer fumigación aérea y poner en responsabilidad del vecino el descacharrado en las casas “es ocultar la realidad” al referir también que “los brotes locales surgen en megacriaderos en gomerías, naves industriales sin cuidados, casas y edificios vacíos, terrenos baldíos, hospitales, escuelas, barracones con vehículos abandonados, cementerios, etcétera. Lo mismo al enviar un caso confirmado o sospechoso de dengue a casa solo con [la indicación de tomar] paracetamol, sin tul protector ni consejos estrictos para su etapa de viremia [cuando el virus está en sangre y puede transmitírselo a un mosquito si lo pica y, así, continuar la cadena de transmisión]”.

Fuente: diario La Nación