Santiago del Estero, Lunes 17
Junio de 2024
X
Opinión y Actualidad

La importancia de redefinir el autismo

Como cada año, el 2 de abril se conmemora el Día Mundial de la Concientización del Autismo, una fecha instaurada por Naciones Unidas para visibilizar a las personas con trastorno del espectro del autismo (TEA) y contribuir a promover el ejercicio efectivo de sus derechos.

02/04/2023

Por Silvia Panighini (*), en diario La Nación
En este sentido y en base a lo que los estudios de investigación y la práctica clínica han ido revelando en las últimas décadas, siento la necesidad de redefinir el autismo.

Hoy se sabe que el autismo no es una única entidad: no hay un autismo, sino que hay varios autismos y que pueden tener distintas causas dando así un panorama muy diferente en cada persona.

Según la Sociedad Argentina de Pediatría, los TEA afectan aproximadamente a 1 de cada 100 personas, se presentan en todos los grupos raciales, étnicos y socioeconómicos y son casi cinco veces más comunes en varones que en mujeres.

También sabemos que tiene un fuerte componente genético, que constituye una predisposición que se manifiesta en los primeros meses y años de vida en diversas prácticas como la poca atención a otras personas o poco contacto visual, la poca interacción o falta de respuesta al ser llamados, pero en la mayoría de las personas no determina un curso ni una determinada evolución o pronóstico.

Muchas veces a las familias les resulta “tranquilizador” ver a sus pequeños hijos e hijos de 2, 3 o 4 años frente a las pantallas, donde parecen aprender mucho de ellas; sin embargo, con el tiempo se ve que ese interés lleva a formas de aprendizaje basadas en habilidades de memoria y no en destrezas sociales o comunicativas.

Con el fin de fomentar o facilitar el desarrollo óptimo de una persona con predisposición al autismo, lo que recomendamos los profesionales es hacer hincapié en las oportunidades de interacción que tienen los niños y niñas con su entorno más cercano y familiar: los momentos de juego y todo lo que se transmita en ese vínculo de personas presentes, estables e interesadas teniendo como resultado un impacto poderoso en el desarrollo cerebral temprano. Además, sucede que, especialmente durante el tiempo de ocio, se pueden aprovechar herramientas para trabajar y profundizar en aspectos que tal vez en la rutina quedan cortos como cuestiones de organización, tiempo o recursos, favoreciendo su participación en diversas actividades y, a través de estas experiencias, puedan ampliar sus intereses y desarrollar habilidades que contribuyan a mejorar la vida de la persona con TEA y su familia.

Pero también existen factores que pueden comprometer o dificultar el desarrollo óptimo de una persona con autismo en los primeros años de vida, por ejemplo, el preferir estar solos o enganchados en el celular, Tablet o televisión, perdiendo miles de oportunidades diarias de interactuar y aprender de ese ida y vuelta de las habilidades criticas para la comunicación, el lenguaje y la comprensión social.

Promover las habilidades sociales en los niños y niñas es fundamental ya que los avances en investigación han demostrado la importancia de la competencia social en la infancia para el posterior funcionamiento social, académico y adaptativo.

Las habilidades sociales no sólo son importantes por lo que se refiere a las relaciones con los demás, sino que también permiten que estos adquieran y desarrollen diferentes papeles y respeten normas sociales a lo largo de su vida. Estas habilidades también están relacionadas con funciones cognitivas como la atención, la inhibición y el control de impulsos, la tolerancia a la espera y la frustración. Otras son las habilidades pragmáticas del lenguaje y el control de las conductas disruptivas.

En definitiva, la biología de un niño o niña no se puede ver separada de su ambiente social y podemos utilizar ese ambiente en su beneficio a través de estilos de crianza, guías o intervenciones tempranas mediadas por padres y por terapeutas especializados del lenguaje y la comunicación.

(*) Jefa del Sector de Psiquiatría Infantil de Fleni

TAGS Autismo