Santiago del Estero, Sábado 01
Octubre de 2022
X
Revista

Día de las infancias: tips para elegir juguetes seguros

Cortaduras, rasguños y moretones son algunas de las heridas más frecuentes, provocadas por juguetes.

14/08/2022

El cuidado de la salud de los más chicos representa, sin duda, una gran responsabilidad. Desde el Instituto Argentino de Normalización y Certificación (IRAM), promueven la concientización a la hora de adquirir juguetes seguros.

Según la entidad, es importante que cada producto que se utilice para entretenimiento de los chicos cuente con una marca de seguridad, la cual debe estar presente, indicando, precisamente, que no presenta riesgos para ellos.

Para esto, recomiendan buscar en cada juguete el rotulado de seguridad que se simboliza mediante la “S” relativa a la Secretaría de Comercio de la Nación (Resolución N° 163/2005). Esta marcación garantiza que obtuvo una certificación de sus características constructivas y de diseño que permite considerarlo más seguro.

El IRAM es reconocido por el Estado como organismo de certificación autorizado para verificar el cumplimiento de las normas sobre la seguridad en los juguetes y el contenido de ftalatos (sustancia utilizada en determinados plásticos), así como para extender el correspondiente certificado.

Recomendaciones generales de seguridad en juguetes
* Elegir juguetes acordes a la edad del niño. Para esto, verificar que en la etiqueta o instrucciones se brinde esta información. Los juegos que contienen piezas muy chiquitas no deben ponerse a disposición de niños pequeños.

* Leer atentamente las recomendaciones del producto.

* Comprobar si contienen pinturas, sustancias en polvo o partículas que pudieran aspirarse y pueden representar un peligro para los más chiquitos.

* Las pilas de botón en los juguetes y otros objetos de uso cotidiano

* Por curiosidad, el deseo de conocer y reconocer objetos, el pequeño investiga hasta el último rincón de la casa. Con cierta frecuencia, lo encontrado es llevado a la boca y muchas veces, ingerido.

“Las pilas de botón tragadas quedan en el esófago. Los chicos que las ingieren pueden tener síntomas muy inespecíficos al principio. Esto puede retrasar la atención médica y empeorar el pronóstico”, afirma Julián Martín Fernández, médico pediatra y gastroenterólogo infantil (M.N. 121.232).

El experto destaca que es muy importante:

* Mantener fuera del alcance de los niños las pilas de botón y los objetos que las contienen (juguetes, controles remotos, radios, llaves de autos, relojes, calculadoras y otros artículos domésticos).

* No dejar ninguna pila botón (incluyendo las usadas), sueltas en cualquier lugar de la casa.

* No dejar que los niños jueguen con las pilas botón.

* Ante la sospecha de ingesta de una pila botón:

* Acudir de forma urgente a la guardia pediátrica más cercana (para su resolución o traslado a otro centro que disponga de los medios necesarios para ello).

* No intentar remover la pila manualmente introduciendo la mano u algún objeto en la boca del niño (ya que esto podría lastimarlo aun más).

* No dar ningún tipo de líquido o alimento (lo cual es desfavorable para la inducción anestésica durante la posible endoscopia o intervención quirúrgica).

Además de la atención que debemos prestar padres y cuidadores y de actuar rápido para que los médicos no pierdan tiempo en el proceder, las empresas también están tomando un compromiso con estos riesgos. Hay países que ya plantean nuevos requisitos de embalaje, es decir que cualquier producto que contenga una batería de botón pequeña debe tener un nuevo etiquetado más claro, mientras que los productos en sí mismos también deben presentar compartimentos de batería difíciles de abrir como parte de su diseño fundamental.

También hay marcas que ya trabajan las pilas de botón con un recubrimiento muy amargo que puede ayudar a provocar una rápida reacción de rechazo en los chicos si se la pusieran en la boca. Es el bitrex, la sustancia más amarga conocida por el hombre y, aunque no es completamente atóxica, no puede causar ningún daño, ya que tiene un sabor tan extraño que casi no hay otra opción que escupirlo. “Nunca es suficiente todo lo que tenga que ver con la prevención de estos casos”, reconoce Fernández que cada vez que recibe un caso, toma el desafío de actuar con compromiso y mucha vocación.