Domingo 09
Mayo de 2021
X
Mundo

Ocho muertos por un tiroteo en una empresa de correos en Estados Unidos

Ocurrió cerca del aeropuerto de Indianápolis. Biden ordenó bajar a media las banderas en edificios públicos.

Foto. Archivo
16/04/2021

Un hombre armado mató a ocho personas e hirió a varias más antes de suicidarse en una planta de la empresa de correos Federal Express (FedEx) cerca del aeropuerto de Indianápolis, en el este de Estados Unidos, hecho que fue condenado por el presidente Joe Biden que ordenó bajar a media asta las banderas en edificios públicos.

Cinco personas fueron hospitalizadas después del ataque, una de ellas con heridas graves, mientras otras dos fueron tratadas y dadas de alta, agregó la portavoz policial Genae Cook.

Un vocero de Fedex dijo que su planta fue escenario del tiroteo, que entre los fallecidos figuran trabajadores de esa empresa y que está colaborando con las autoridades.

"Demasiados estadounidenses mueren cada día por la violencia de las armas", lamentó Biden en un comunicado.

El presidente ordenó bajar las banderas a media asta en la Casa Blanca y en todos los edificios del gobierno estadounidense en señal de luto.

"El reporte de hoy es solo el más reciente en una serie de tragedias", dijo Biden, que mencionó recientes tiroteos mortales en los estados de Georgia, Colorado y Carolina del Sur.

Sobre el hecho ocurrido en Indianápolis, un hombre que trabaja en la planta de FedEx contó a un canal de televisión local que vio al individuo armado cuando empezó a disparar.

"Vi al individuo con un subfusil o un rifle automático, y empezó a disparar al aire libre. De inmediato me agaché, tenía miedo" dijo Jeremiah Miller, citado por la agencia de noticias AFP.

Según la portavoz de la policía, el atacante se suicidó.

El tirador no fue identificado de inmediato y los investigadores se encuentran en proceso de realizar entrevistas y recopilar información.

Se trata del último de una serie de tiroteos masivos que esta semana tuvieron como escenario una escuela en el estado sureño de Tennesee y un edificio de oficinas en Los Ángeles, California.

Timothy Boillat, otro empleado de la planta en la que trabajan unas 4.000 personas, dijo al canal de TV WISH que fue testigo del tiroteo y que vio a unos 30 vehículos de policía llegar al lugar.

"Tras escuchar los disparos vi un cuerpo en el piso. Afortunadamente estaba lo suficientemente lejos y [el agresor] no me vio", agregó.