Domingo 09
Mayo de 2021
X
Mundo

Filas de 40 minutos y plazas de toros habilitadas para votar en las Elecciones regionales

Los madrileños eligen al próximo presidente regional. Trucos para votar en pandemia y esquivar el virus.

04/05/2021

En un martes atípico, desde las 9 de la mañana los madrileños hacen fila para votar en estas elecciones anticipadas que tendrán efectos colaterales en el tablero político nacional.

Con una demora de entre 20 y 40 minutos de cola por las medidas de seguridad que implica el protocolo Covid para votar, unos 5,2 millones de residentes en Madrid están habilitados para elegir al próximo presidente regional en 1.100 colegios electorales que estarán abiertos hasta las ocho de la noche.

Son los cuartos comicios autonómicos que España atraviesa en tiempos de pandemia -luego de Galicia, el País Vasco y Cataluña- y las primeras elecciones desde que comenzó la campaña de vacunación, a fines de febrero.

Hasta ahora, unos cinco millones de españoles recibieron ya los dos pinchazos para lograr la inmunización contra el Covid-19.

El voto no es obligatorio

Aunque la votación no es obligatoria en España, la legislación contempla un permiso retribuido de entre dos y cuatro horas, según sea el horario de trabajo, para que la gente no deje de emitir su voto.

La Comunidad de Madrid desarrolló una app para que los votantes sigan, en tiempo real, la afluencia a los colegios electorales y así elijan el mejor horario para ir a votar.

Parte del protocolo de seguridad en pandemia es recomendar a la población franjas horarias para acercarse a las urnas: se aconseja que los mayores de 65 años lo hagan hasta las doce del mediodía. Y de 19 a 20, los pacientes infectados por Covid-19 y quienes estén cumpliendo aislamiento.

A la una de la tarde, el 28 por ciento de los madrileños ya había votado, dato que refleja una aumento de dos puntos en la participación ciudadana en estas elecciones.

Voto por correo

Más de 200.000 madrileños, sin embargo, prefirieron votar por correo, cifra que representa un 47 por ciento más de vecinos que lo hicieron de este modo en las últimas elecciones autonómicas, las de 2019.

La pandemia llevó a habilitar como colegios electorales espacios impensados como plazas de toros o canchas de básquet.

En Las Rozas, un municipio a 20 kilómetros de Madrid donde votan unas 67.000 personas, una escuela acondicionó las mesas de votación dentro de su gimnasio. Y en Moralzarzal, los vecinos hacían cola en torno a la plaza de toros para ingresar a dejar su voto en la urna.

“Hoy elegimos el modelo de Comunidad y de país que queremos a partir de mañana y sólo deseo que sea en convivencia”, dijo a la salida del colegio del barrio de Chamberí, en la capital, donde le tocó votar a la actual presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, quien va por su reelección.

Luego de una campaña espesa y polarizada, donde no faltaron sobres con balas dirigidos a candidatos, funcionarios hasta a un ex presidente de España, Díaz Ayuso, candidata del Partido Popular, lidera las encuestas para volver a ocupar el Real Palacio de Correos de la Puerta del Sol, sede del gobierno regional de Madrid.

El gran interrogante es ver si logrará sumar votos como para superar las 69 bancas necesarias en Parlamento local que le otorgarían la mayoría absoluta, llave para gobernar en solitario y sin necesidad de aliarse a ningún otro partido.