Martes 02
Marzo de 2021
X
Mascotas

Consejos para que tu perro no te pida comida cada vez que estás en la mesa

Muchas veces caemos en la trampa y nos dejamos engañar por esa mirada triste, al más estilo Gato con Botas.

20/02/2021

Es un clásico. Te sentás a comer y tu perro se pone al lado tuyo y te mira con la mejor cara de pobrecito esperando sensibilizarte para que le des un bocado. No importa si su plato rebalsa de comida o si recién se vació todo su contenido: él quiere lo que vos tenés.

Muchas veces caemos en la trampa y nos dejamos engañar por esa mirada triste, al más estilo Gato con Botas. Y le damos por debajo de la mesa un pedazo de nuestro almuerzo o de la cena. ¡Pero atención! Porque lejos de hacerle un bien estás cometiendo un grave error.

Lo único que hará esa costumbre es que ese condenable comportamiento se extienda y cada vez que te sientes a la mesa y tomes un bocado, tu perro se lance hacia vos.

Lo mejor es entrenarlo desde cachorro para que no moleste mientras estamos cocinando o comiendo. Claro que es un proceso que lleva tiempo y paciencia, pero con educación y entrenamiento podemos reducirlo.

Por si fuera poco, hay algunos alimentos que son tóxicos para ellos y que tal vez, sin saberlo, se los damos.

Por eso, prestá atención a estos consejos que te van a permitir corregir esta mala costumbre.

Si tu perro se apoya en la mesa, sácalo de ahí. Con un empujón suave con los brazos será suficiente. Y no le prestes más atención de la necesaria. Dejale claro que “No, es No”. Con el tiempo entenderá que no puede estar ahí.

Si no funciona, quitalo de la habitación donde estés y cerrá la puerta para que no pase. Otra alternativa es colocarle una barrera como las de los bebés para que no llegue a la mesa.

Antes de comer vos, dale de comer a él, así estará concentrado en su comida y no en lo que vos estés degustando.

Repetale sus horarios para cenar porque tal vez será más fácil evitar que te pida comida cuando no le toca.

Si no para de llorar, ladrar o no saca su morro de la mesa, dale un juguete para que se entretenga. De esta manera terminará pidiéndote el juguete en lugar de comida.

Si tenés una cena con invitados, explicale a ellos que no pueden darle alimento al perro cuando estén comiendo.

Y si te roba comida de la mesa tendrás que esforzarte en supervisar y corregir a este comportamiento.

Si no te obedece, no le grites ni le pegues. El pedirte comida es algo que hace de manera natural. Por eso, la clave es la perseverancia y la paciencia.