País salud

La Sociedad Argentina de Pediatría rechazó el proyecto de ley sobre ‘Casas de partos y nacimientos’

La entidad rechazó la iniciativa y consideró que “dar a luz fuera de los hospitales, sanatorios o clínicas no es ganar derechos, sino perderlos”.

COMPARTI ESTA NOTICIA EN
27/09/2020 -

Un nuevo proyecto de ley, que se encuentra en la Cámara de Diputados, busca regular el funcionamiento de ‘Casas de partos y nacimientos’ en todo el país. La Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) rechazó esa iniciativa y consideró que “dar a luz fuera de los hospitales, sanatorios o clínicas no es ganar derechos, sino perderlos”.

Todo lo que el proyecto pregona ya está contemplado en las Maternidades Seguras y Centradas en la Familia, que además están equipadas con Salas de Trabajo de Parto, Parto y Recuperación (TPR), agregan.

La SAP insistió en que la comprensión de la enorme vulnerabilidad del momento de nacer, de parir y la necesidad de proporcionar a las gestantes y a sus hijos la mejor asistencia posible, no es algo sencillo.

“Requiere de la seguridad de una institución médica equipada con los recursos humanos y tecnológicos adecuados, entre los cuales no pueden faltar un quirófano, anestesista para la urgencia, banco de sangre y terapia intensiva neonatal y de adultos”, detalló la entidad.

Los nuevos centros previstos en el proyecto de ley “carecerán de infraestructura y profesionales” con capacidad para realizar “cesáreas, reparación de desgarros vaginales altos, cervicales y resolución de muchas otras posibles complicaciones”, opina la SAP.

“En el contexto actual, no aparece claro qué ventajas aportaría esta nueva ley cuyos objetivos ya figuran en la legislación vigente”, afirmó el doctor Jorge Cabana, médico pediatra y presidente de la Subcomisión de los Derechos del Niño de la Sociedad Argentina de Pediatría.

Las complicaciones más frecuentes que pueden presentarse en un parto incluyen, según el doctor Gonzalo Mariani, progresión inadecuada, compromiso del cordón umbilical con alteraciones de la salud fetal secundarias a caídas en la perfusión sanguínea y oxigenación tisular -asfixia perinatal- y sangrado excesivo post parto, sea por falta de contracción del útero o por algún tipo de desgarro.

"Si bien el proyecto de ley se refiere a embarazos de bajo riesgo y contempla la selección de personas gestantes sin condiciones conocidas que aumenten la posibilidad de problemas, no toda complicación puede ser anticipada con suficiente tiempo”, sostiene Mariani, médico pediatra neonatólogo y miembro de la Comisión Directiva de la Sociedad Argentina de Pediatría.

Aunque existan herramientas para ‘clasificar’ a las embarazadas como de bajo riesgo, “todas distan de ser concluyentes”, insiste el pediatra.

A partir de directivas emitidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) con el objetivo de disminuir la morbilidad y mortalidad materna y neonatal, en la Argentina toda institución donde se asistan nacimientos debe contar con las llamadas condiciones obstétricas y neonatales esenciales (CONE).

Entre ellas, se destacan las siguientes: disponer de elementos necesarios para una reanimación neonatal, incluyendo fuentes de aire y oxígeno, mezclador de gases, dispositivos para proveer ventilación a presión positiva y presión al final de la espiración, control de temperatura y glucemia, elementos para colocar accesos vasculares, disponibilidad de adrenalina y expansores de volumen.

Pero no solo son elementos. También, se debe contar con la presencia de un profesional que realice anestesia y con un banco de sangre por posibles necesidades transfusionales, y si hay una emergencia, se debe disponer de un sistema de traslado y una comunicación adecuada con el centro que recibirá a la paciente.

Por estos motivos, los especialistas insisten en que corresponde “hacer bien lo que se sabe que hay que hacer”. Esto es, un control prenatal correcto y minucioso, parto por la vía que corresponda, contacto piel a piel post natal, lactancia materna, educación sobre sueño seguro, internación conjunta del binomio, correcto seguimiento del recién nacido y existencia de pocos centros regionalizados para los embarazos de alto riesgo.

El doctor Manuel Rocca Rivarola, médico pediatra y secretario de Relaciones Institucionales de la SAP, indica que “como está planteado, este proyecto de ley genera un enorme riesgo, ya que en un 10 y 12 por ciento de los embarazos existen complicaciones obstétricas y neonatales no previsibles y bruscas".

"Aun en embarazos bien controlados, en primerizas saludables podemos llegar a tener que realizar cesáreas de urgencia por complicaciones que pondrían en riesgo la vida de la madre o el niño”, asegura.

Por las dificultades en el acceso a la salud que existen en la Argentina, sumado a las limitaciones producidas por la crisis económica, "los recursos deberían destinarse para mejorar y acondicionar de manera humanizada las maternidades actuales y no promover un proyecto de ley que para resolver un problema real termina generando otro mucho mayor”, concluye Rivarola.

Últimas noticias